Inicio > Huelga > Los caciques de la enseñanza: directores “on the ROC”

Los caciques de la enseñanza: directores “on the ROC”

Esto es lo que yo llamo claridad de pensamiento e ideas.

Asombrosa mutación de un director tipo de un IES tipo andaluz tras la entrada del ROC.

En Andalucía siempre se han dado mucho los caciques. Desde el señorito andaluz, que poseía la tierra y por lo tanto vidas y haciendas, hasta nuestros actuales señores, los políticos socialistas de la Junta de Andalucía, dueños del poder absoluto y, por lo tanto de nuestro destino. Los andaluces, en general, siempre nos hemos conformado con esta situación, como si fuera una especie de sino inevitable que nos persigue hagamos lo que hagamos.
Ahora se está preparando el nacimiento de un nuevo tipo: el director de Instituto. Este nuevo espécimen viene a ocupar un lugar que los caciques aún no habían descubierto, por aquello de que el conocimiento y los intelectuales eran algo carente de interés para ellos (no se conocen casos de caciques con este tipo de aficiones), sin embargo, se han dado cuenta de que, aunque ridículamente poco, también existe cierto poder que ejercer en este ámbito donde aún parece sobrevivir la igualdad entre compañeros, ejerzan la función que ejerzan. Este escaso poder que nunca había sido ambicionado por nadie, puesto que estaba mal pagado y nada reconocido, de repente se ha convertido en un objeto de deseo para los aspirantes a cacique.
¿Cómo y por qué ha ocurrido esto? La explicación es muy fácil: Ya se paga mucho mejor, te eligen los Señores de la Junta directamente (así los “compañeros” no pueden exigirte nada) y les están preparando un Reglamento de Organización de los IES que ni hecho a propósito para ellos.
Hace unos años, los directores de Institutos eran unos profesores como los demás que, simplemente ejercían una función de mayor responsabilidad durante un tiempo y cobraban por ello un complemento algo más elevado que el resto. Normalmente, eran elegidos por el claustro, y si no había candidatos, cosa que era cada vez más habitual debido al empeoramiento de las condiciones de trabajo en los centros, entonces los nombraba la administración y casi siempre era un drama para el elegido. Cuando un compañero se encontraba en esta situación, los demás, o al menos la mayoría, trataban de ayudarle a sobrellevar el peso y procuraban colaborar y no crear problemas. A cambio, él era tolerante con los errores y solía hacerse uso del diálogo y los acuerdos para no llegar casi nunca a instancias superiores. No era fácil entonces ser director, la mayoría no eran muy bien considerados por la administración , porque solían defender los intereses de su centro frente a ella, y a veces se encontraban con compañeros difíciles de tratar, pero al menos éramos todos iguales y así nos sentíamos.
Cuando se decidió cambiar esta situación, todos nos alegramos pensando que se mejorarían las condiciones para ejercer el cargo con más dignidad y reconocimiento. No sabíamos entonces lo que se nos venía encima.
El primer cambio, aumentar las retribuciones, se hizo básicamente para que el cargo resultara más atractivo y así contar con más candidatos. Esto es fundamental para los aspirantes a cacique: tiene que quedar claro desde el principio quién es el jefe. En segundo lugar, se cambió la forma de acceder para que pareciera más complicada y más difícil, así los candidatos parecen tener que hacer un gran esfuerzo para preparar un proyecto de Dirección que debe ser evaluado y aprobado por el Consejo Escolar y la Delegación Provincial (el Claustro ha muerto ¡Viva la administración!). Sus (ex)compañeros nada tienen ya que decir, a menos que el candidato quiera tener el detalle de presentar su proyecto al claustro y pedir su opinión, pero nadie le obliga. En última instancia, la administración decide. ¿Y qué decide? Evidentemente, a favor de sus afines, ¿de quién si no?
Ya tenemos las retribuciones y la forma de acceso adecuadas para el cacique. ¿Qué falta? El poder, por supuesto. Esto es lo más importante y lo que verdaderamente buscan. Hasta ahora, el poder era relativo, porque hay decisiones en los centros que ellos no pueden tomar, ya que hay otros cargos y órganos que se encargan de ello, como las cuestiones pedagógicas o de organización (jefes de departamento, ETCP, Consejo Escolar), sanciones al profesorado, faltas de asistencia y justificaciones o sustituciones de las bajas (Delegación Provincial).
A partir de la aprobación del nuevo ROC, esta situación cambiará. El director adquirirá unos poderes nunca antes vistos y tomará el lugar que antes ocupaban los inspectores y la administración en los centros: ni más ni menos que el poder absoluto. Podrá nombrar a los miembros del ETCP según le convenga, puesto que elige a los jefes de departamento, podrá sancionar a quien decida, podrá contratar a los sustitutos que le parezcan oportunos, podrá elegir el perfil que más le guste para cubrir las plazas que se creen en su centro, y muchas otras atribuciones con las que los aspirantes a cique estarán encantados. Y como colofón, dependeremos del tipo de director que nos toque para disfrutar o no la libertad de cátedra que nos reconoce la Constitución Española, puesto que además tiene la atribución de “director pedagógico”.
¿Qué ocurrirá cuando empiece a funcionar el comisario político en los centros? ¿Nada otra vez, como ha venido sucediendo desde que se puso en funcionamiento la LOGSE y se ha ido degradando la enseñanza? ¿Nos aguantaremos de nuevo con lo que la administración y los caciques decidan hacer con nosotros? ¿Aceptaremos que esto es lo que hay y, por miedo, nos callaremos? ¿Hasta dónde llegará nuestra degradación sin que nos despertemos, nos levantemos y digamos NO a los caciques?
Espero con todo mi corazón que sea ahora, porque si no, será nunca. Ya no habrá nada que salvar, ni siquiera nuestro espíritu docente. Seremos únicamente otros instrumentos al servicio del Gran Hermano, la administración que todo lo ve y todo lo controla, y seremos los culpables de que nuestros niños y jóvenes no puedan convertirse en personas mejores que nosotros y que puedan hacer lo que nosotros no hemos sido capaces: Controlar su propia vida.
Begoña Canivell : Bells

Extraído de aquí http://foros.laviaapia.org/

Como la cosa no cambie y no le pongamos remedio no tendremos más remedio que refugiarnos en el otro cacique, total de perdíos al río…

el nuevo bálsamo de fierabrás para los profesores en el curso 2010-2011.

El nuevo bálsamo de Fierabrás para el curso 2010-2011

Anuncios
  1. Panfilox
    23/12/2009 en 1:51 AM

    Magnífico, sólo un “pero”. Que nadie crea que esos “proyectos de Dirección” tienen dificultad alguna. Se trata de meros escritos-bonitos-trámite que cualquiera puede hacer. Con eso y el visto bueno del partido que esté en el poder…ale a joder y estropearlo todo politizándolo todo. Para esto, mejor los antiguos directores por oposición; ésos sí que tenían que demostrar algo.

  2. Hipatia
    23/12/2009 en 9:53 AM

    POR UNA EDUCACIÓN DE CALIDAD

    No a los departamentos didácticos por “competencias”
    No a los departamentos con “tufillo” político
    No a los directores con poder absoluto
    No a la elección “a dedo” de los jefes de departamento
    No a la gestión de las bajas por la dirección de los centros
    No a la imposición de las tutorías
    No al poder sancionador de los directores sobre el profesorado
    No a una formación del profesorado impuesta por la dirección
    No a la burocracia inútil

    Sí a los departamentos por especialidades
    Sí a la elección de los jefes por los componentes del departamento
    Sí a un ETCP plural y democrático
    Sí a la gestión rápida y eficaz de las bajas por el organismo competente
    Sí a las tutorías de los alumnos desempeñadas por los Orientadores
    Sí a la libertad del profesorado para decidir sobre su formación
    Sí a un claustro con más poder de decisión en el centro
    SÍ A LA DEMOCRACIA EN LOS CENTROS

  3. Pablo A
    23/12/2009 en 7:13 PM

    Releyendo la amenaza fantasma que se nos viene encima me ha llamado la atención estas dos obligaciones que nos cargan sobre nuestros abochornados hombros:
    f) “La promoción, organización y participación en las actividades
    complementarias, dentro o fuera del recinto educativo, programadas por los centros”.
    m)” El conocimiento y la utilización de las tecnologías de la información y la
    comunicación como herramienta habitual de trabajo en el aula.”

    Me pregunto si esto es legal, y cuando estos pequeños dictadores, perdonavidas, van a recibir algo de su propia medicina. ¡Mira que son malos¡.

    Saludos.

    • ISRAJI
      23/12/2009 en 10:28 PM

      Estimado Pablo:
      Aprovecho para presentarme y felicitarte por tus balsámicas aportaciones.
      La joyita del epígrafe f) no es nueva, ya que como recordarás la tienes recogida en las todavía vigentes Instrucciones de 18 de diciembre de 1998, donde puede leerse literalmente:
      “a) Por su propia naturaleza, las actividades complementarias deben ser organizadas y vigiladas por el profesorado del Centro, como si de actividad lectiva ordinaria se tratara, independientemente de que otras personas relacionadas con el Centro puedan colaborar.”
      Ahora bien, el término “fuera del recinto educativo” nos deja una puerta abierta a la reflexión. ¿Pueden obligarme a realizar funciones docentes o de vigilancia del alumnado fuera de mi centro de trabajo? En el supuesto de que la respuesta fuera afirmativa, estoy en mi derecho de exigir determinada información detallada como muestra de mi diligencia y buen hacer, a saber: ¿Cumple con la normativa y legislación vigente el lugar de desarrollo “fuera del recinto educativo” de la actividad complementaria? Por ejemplo, aspectos como si se aplica correctamente la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, salidas de emergencia, plan de evacuación actualizado, revisión periódica de extintores, seguros de vehículos de transporte si fueran necesarios, alta y correcta cotización a la seguridad social del personal ajeno al centro… y todo lo que se pueda imaginar. No se trata de ser “mosca cojonera” (con perdón), se trata de cumplir con el Real Decreto 393/2007, de 23 de marzo, por el que se aprueba la Norma Básica de Autoprotección de los centros, establecimientos y dependencias dedicados a actividades que puedan dar origen a situaciones de emergencia, y que determina la obligatoriedad de tener centros y edificios administrativos más seguros, que cumplan las normas establecidas y que revisen periódicamente las instalaciones existentes.
      Así que no nos preocupemos, nuestros diligentes próceres nos harán entrega de cuanta certificación pidamos y de camino, una eximente de responsabilidad civil expresa de cuanto pudiera ocurrir “fuera del recinto educativo”, sin necesidad de tener que probar nuestra diligencia en una inversión de la carga que chirría con la presunción de inocencia.
      En cuanto al epígrafe m) de “me gusta tu retranca”; no seas malo… ¿acaso no lees el periódico en clase? ¿ni tan siquiera les pones la radio? Cachis…
      N.b.: perdón por la extensión, pero necesito esta catarsis.
      A tu disposición y salud.

      • Pablo A
        24/12/2009 en 1:23 AM

        Obrigado.
        Feliz Navidad.

  4. Juan
    23/12/2009 en 9:49 PM

    Muy buen resumen. Desde luego quien no se entere ya de lo que se nos viene encima es que no quiere enterarse. Tenemos que movilizarnos; tenemos que dejar claro a la sociedad lo que significa esta mierda de ROC; tenemos que hacer que nos entiendan. Y este escrito es una buena prueba.
    A ver si cuando volvamos de vacaciones somos capaces de hacer algo.

    Saludos

  5. Hipatia
    19/05/2010 en 7:45 PM

    Estimado profesor cabreado:

    Una frase muy acertada pronunciada en Claustro por una compañera, resume la situación en la que nos encontramos en los institutos: “antes era un parámetro de salud de un claustro la existencia de profesores que discreparan del poder establecido y que se implicaran activamente para que cambiaran las cosas”. Ahora, el poder establecido pretende que los profesores seamos simples autómatas, ciegos cumplidores de normas absurdas, esgrimiendo como arma que “somos funcionarios” y bajo la constante amenaza de un expediente disciplinario. Para ello tiene unos buenos aliados en los equipos directivos comandados por los inspectores de turno.

    Es lamentable que compañeros (ex-compañeros sería más exacto) sean los encargados de suministrar fotocopias de actas, fotocopias de justificaciones de faltas de asistencia, datos y más datos, para que un inspector tome medidas contra todos aquellos profesores que no comulgan con las ideas del sistema o están en contra de la gestión de un equipo directivo. ¿Por qué?, por miedo, por venganza, por soberbia, por ansia de poder,….

    Saludos y que la fuerza nos acompañe porque ya no importa que nos acompañe la razón.

    • El profesor cabreado
      20/05/2010 en 9:36 PM

      Querida Hipatia, se le echaba de menos.

      Esa frase es para grabarla en el dintel de la puerta de entrada de todos los claustros andaluces y españoles.

      Mientras existan claustros como el suyo la batalla no estará perdida, podrán incoar expedientes, podrán amenazar, podrán aliarse al poder establecido, podrán filtrar lo que les venga en gana…pero siempre que exista un puñado de profesores con las ideas claras, con criterio, con ganas de luchar y defender la razón y la justicia, no actuarán impunemente.

      Vamos a vivir tiempos revueltos, qué duda cabe ya, no obstante, si nos mantenemos unidos este puñado de profesores cabreados la batalla continuará.

      La partida de ajedrez ha comenzado.

      Un saludo afectuoso.

  6. Hipatia
    04/06/2010 en 7:38 PM

    Estimado profesor cabreado
    Vuelvo a asomarme a esta “ventana” para respirar un poco de aire sano porque corren vientos muy contaminados: Tras el acoso y derribo al que está siendo sometido un compañero, le firmó el médico una baja laboral. El Inspector/a médico le llamó al día siguiente del comienzo de la baja para citarlo en la Delegación y someterlo a un “interrogatorio” sobre su estado de salud. Hasta ahí, podría ser normal, aunque creo que es el primer caso en la historia en el que se reacciona con tanta celeridad.
    En la reunión, el Inspector/a le dice que el día anterior había recibido una llamada en la que se le aporta cierta información, he de decirle estimado profesor cabreado que se trata de una información de carácter totalmente personal y, por lo tanto, al margen del trabajo que el compañero desarrolla en su centro, pero se hizo con la clara intención de perjudicarle en la valoración de su caso.
    Aún desconocemos quién hizo la llamada y, quizás, no lo sepamos nunca, así que “tened cuidado ahí fuera porque el Gran Hermano nos vigila muy de cerca, sabe dónde vivimos, sabe lo que hacemos,…”
    Saludos

    • El profesor cabreado
      05/06/2010 en 11:08 AM

      Querida Hipatia:

      ¿Qué demonios está pasando en su centro? Sus últimas entradas tienen contenido parecido…acosos, expedientes, inspectores varios, chivatazos, Gran Hermano…no me gustaría pertenecer a ese Claustro en estos momentos ni mucho menos ser ese compañero al que alude.

      Todos mis respetos para usted, para ese compañero acosado, y espero que no derribado, y para el resto de componentes de su Claustro que sigue luchando por la verdad y la justicia.

      Que la fuerza cabreada les acompañe.

  7. Ptersychore
    08/06/2010 en 1:10 AM

    Animo, Hipatia. Yo pertenezco a un centro que últimamente está algo revueltillo, lleno de especímenes varios de la enseñanza,(super graciosos algunos, oye) pero eso, lejos de ser un obstáculo, es más el aliciente de cada mañana. ¿Qué pasará? ¿Qué no pasará? Nunca lo sabes hasta que llegas.Lo mejor es ponerle banda sonora mental. Siempre pasa algo nuevo.
    Si te sirve, no sólo en las películas ganan los buenos.
    Besos

  8. beatriz
    30/06/2010 en 5:31 PM

    Enhorabuena por tu web y por los comentarios.
    Hay un caso reciente en la provincia de Cuenca que es fiel retrato a lo que describís: caciques,mentiras, fieles esclavos al sistema y , por supuesto, apertura de expediente disciplinario.
    La ESPAÑA profunda existe y está en un pueblo de CUENCA.uNBESO A TODOS

  9. Hipatia
    26/07/2010 en 1:30 PM

    ¡Y NOS METIERON EL NUEVO ROC!
    ¡EN JULIO, CON PREMEDITACIÓN Y ALEVOSÍA!

  10. Hipatia
    06/11/2011 en 9:46 PM

    Estimado profesor cabreado:
    San Google y la casualidad me han permitido leer la carta que pego a continuación, para que usted y los demás compañeros conozcan lo que opinan algunos directores de los profesores.

    Estimados directores/as de la Junta Directiva, os envío el texto de un correo que he enviado a Sebastián Cano, aprovechando la posibilidad de comunicación que me ofrece desde hace tiempo, y que está relacionada con el nuevo borrador del ROC. No es que vaya a cambiar nada, pero al menos es una voz más, y directamente a su mesa, de lo que opinan los directores (en este caso exdirector). Como podéis observar yo también creo que esto se está descafeinando poco a poco. Es verdad que se liman los aspectos más conflictivos para los sindicatos (especialmente) pero esos recortes van a suponer incrementar la lucha de la dirección contra los intereses corporativos y las incomprensiones de algunos profesores. Es un desgaste que os va a restar capacidad de tomar decisiones.
    No obstante hay que seguir batallando. Ánimo a todos/as.

    Pepe González.

    Carta al Vice:
    “Estimado Viceconsejero: La aparición del nuevo borrador del ROC me da ocasión de hacer algunas reflexiones sobre el mismo y el proceso que se está llevando para su formulación definitiva. Como nos temíamos la propuesta inicial se va “descafeinando” poco a poco, en un intento comprensible de ganar adhesiones y evitar reacciones contrarias en sectores especialmente poderosos (sindicatos especialmente). Este proceso de marcha atrás puede dar como resultado un documento que en la práctica repita la situación anterior y, por tanto, no contribuya a la transformación de nuestros centros que, creo, es una de las causas de la delicada situación de nuestra educación pública y, por tanto, de los niveles de formación de nuestros jóvenes. Trataré de explicarme con más precisión.
    Hasta el día de hoy los centros educativos funcionan en base a una visión burocrática de los procesos internos y una regulación muy rígida de todo lo que está relacionado con su organización. Esto mata de forma muy clara gran parte de las energías del propio sistema e impide realizar las transformaciones necesarias. Actualmente disfrutamos de una autonomía pedagógica casi total y una muy poca autonomía organizativa.
    En este contexto, complicado por el carácter funcionarial de los profesores, se adaptan las decisiones y cambios a los intereses particulares del estamento profesoral, que evidentemente chocan en muchas ocasiones con los del propio centro. Esto es así debido al peso y capacidad de influencia del profesorado en las decisiones que se toman en el centro, capacidad casi absoluta.
    ¿Quién es capaz de liderar el cambio necesario (metodológico y organizativo)? ¿El profesorado? ¿Las familias? ¿Los alumnos? ¿La Consejería? Lamentablemente ninguno de estos sectores pueden liderar solo esa transformación. Unos por incapacidad real (alumnos y padres) y otros por interés corporativo (profesorado). En el centro es la dirección el único órgano que puede impulsar un cambio real. El profesorado ha dispuesto de toda la democracia posible, han tenido los últimos 30 años como dueños totales de los centros para apoyar y liderar esos cambios. Es incomprensible que se siga combatiendo la propuesta del ROC por poco democrático en sus propuestas. Esa democracia que se solicita es la que hemos tenido en los centros hasta la fecha. ¡Y aquí estamos! Claro que el profesorado ha realizado muchas aportaciones e innovaciones de todo tipo, pero al ser individuales o en grupos reducidos, son incapaces de generar cambio real en el sistema.
    La “autoridad repartida” vigente hasta la fecha en la práctica ha degenerado en un inmovilismo y a un “laissez faire” muy extendido. El individualismo (que ahora estoy viviendo desde la base) sigue siendo la verdadera seña de identidad del sistema.
    El borrador del ROC tenía una virtud, desde mi punto de vista: daba a la dirección del centro las capacidades normativas para que pudiera liderar efectivamente la adaptación de nuestros centros a estructuras más eficaces. Limitar esa capacidad, reducir las competencias de las direcciones puede que sea popular en los centros, que es lo que mueve a los sindicatos en su defensa, pero impedirá esa transformación. Cuestiones que aparentemente parecen sin importancia (como cambiar la “información al Claustro” por “oído el Claustro” en el nombramiento de los jefes de departamento) suponen en la práctica una dificultad añadida, al menos en un momento inicial. Los directores actuales tienen que someterse a verdaderas dificultades cada vez que toman una decisión, por lo que de esta forma se expondrán a un verdadero desgaste por parte de las personas que no se vean reflejadas en dichos nombramientos. Por eso es fundamental fortalecer la capacidad de decisión de la dirección. Otro ejemplo al respecto podría ser también el apartado en el que los departamentos didácticos “propondrán la distribución entre el profesorado de las materias que tengan encomendadas”. Este asunto es fundamental para organizar las enseñanzas de acuerdo con criterios pedagógicos y de eficacia, cosa que actualmente no se hace. ¿Cómo puede la dirección responsabilizarse del trabajo del centro si no puede ni seleccionar al profesorado ni siquiera asignar las enseñanzas al profesorado que tiene a su cargo?
    Por todo ello sigo pensando que estos recortes al borrador inicial van a dificultar la tan deseada mejora del sistema. La Consejería debería ser valiente y mantener estos aspectos tan importantes. Estoy seguro que la reacción del profesorado no sería tan negativa como se teme. Lo hemos visto en el Congreso de Málaga. Por eso pienso que hay base real para ser decidido y arriesgar.
    Por último quisiera recordar nuevamente la necesidad de una formación específica para los directores en ejercicio. La llamada Formación Permanente es una necesidad imperiosa cuando el ROC se ponga en marcha.
    Sin otro particular, recibe un afectuoso saludo desde Granada.

    Pepe González”

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: