Inicio > General > + folios = – árboles.

+ folios = – árboles.

Ahora que nos encontramos en la vorágine del final de curso, creo que puede ser un buen momento para compartir la cantidad de sandeces y tonterías que en cada centro hay que rellenar y que, siendo objetivos, no sirven para nada, a veces incluso su efecto es más negativo que positivo o neutro.

La idea de esta entrada es que cada uno cuente la película según le va, y que comparta esos papeles que por mucho que los mire y por mucho que los rellene, si los rellena, no termina de verles sentido alguno.

Yo aporto tres documentos que no tienen desperdicio, y aunque no son de mi centro, han llegado a mis manos por ser públicos…Se han eliminado los elementos identificativos del centro…Para verlos más grande haced clic sobre el documento.

+ folios = – árboles y + gilipolleces

Anuncios
  1. ESGOL
    17/06/2010 en 10:36 PM

    ¿Esos cuestionarios son para los centros de “calidad”?

    • El profesor cabreado
      17/06/2010 en 10:50 PM

      No, este centro no es “calidoso”…

      • ESGOL
        18/06/2010 en 1:09 AM

        Tela, no tengo palabras. ¡Qué forma de humillar al personal!

        Esos profesores deberían pasar sus propias encuestas, entre el profesorado, para evaluar a su equipo directivo. Y un representante debería elevar los resultados al Consejo Escolar.

        Aquí nos tenemos que evaluar todos, TODOS.

  2. Panfilox
    17/06/2010 en 10:47 PM

    Como para socavar la autoridad del profesor me parecen muy eficientes. Por eso de nada sirve que nos cataloguen como “autoridad pública” si se nos cuestiona sistemática, frecuente y maliciosaente desde la propia institución.

  3. Panfilox
    17/06/2010 en 10:51 PM

    Eso provoca que ejerzas “a la defensiva”, lo cual produce una evaluación timorata, temerosa y benéfica. Y cuando crees que así te has escapado del juicio del alumnado y del ampopulacho, van y, por divertirse, por morbo, te valorarán negativamente porque rara vez en la vida se les presentará una oportunidad de ejercer de juzgado popular sin un mínimo de conocimiento.

  4. Hipatia
    17/06/2010 en 11:20 PM

    Estimado profesor cabreado:

    En la Universidad, ya hace tiempo que los alumnos valoran a sus profesores mediante cuestionarios parecidos y los resultados son publicados con posterioridad para conocimiento de todo el que esté interesado. La diferencia es que todavía no hay cuestionarios para los padres y madres, pero todo se andará, porque en mi centro ya vienen a recoger las notas con sus hijos en 1º y 2º de bachillerato, cosa impensable hace unos años.

  5. Ania
    18/06/2010 en 12:10 AM

    ¿Éstas evaluaciones se hacen con conocimiento del profesorado afectado? ¿Lo estarán haciendo sin que nos enteremos?¿Sabéis de que se estén realizando en algún otro lugar en enseñanza secundaria?

    Desde que los inspector@s-orientador@s se enrocan entre las direcciones de los centros ésto se ve venir. NOS ODIAN.

    • El profesor cabreado
      18/06/2010 en 12:14 AM

      Las encuestas las pasa el profesorado del centro en cuestión a petición del equipo directivo…

  6. Pablo A
    18/06/2010 en 6:52 AM

    Lo de siempre. Como si no conociéramos ya a los tontorrones del régimen. Se trata de desprestigiar al profesorado que evalúa objetivamente, someterlo a la ley de Lynch.
    Este, lo evitará aprobando por la cara, y desde fuera el sistema educativo parecerá una maravilla. Otros cien años de franquismo.
    Por otra parte, cada colectivo tiene lo que se merece………… en fin.

  7. una seguidora desde la universidad
    18/06/2010 en 12:46 PM

    Hola de nuevo, profesor cabreado y la compañía. Como bien dice HIPATIA, en la universidad hace tiempo que nos evalúan, y quería contar mi experiencia y opinión, y de paso desahogarme. Es UN SISTEMA (además de degradante) ABSOLUTAMENTE PERVERSO de control y represión, con el falso disfraz de búsqueda de la calidad. Es perverso porque condiciona al profesor a la hora de la evaluación y a la hora de imponer su autoridad para el normal desarrollo de la clase. Estás COMPLETAMENTE condicionado por la opinión del alumno medio (la opinión de los alumnos brillantes queda disuelta).

    En algunas universidades esta evaluación afecta al complemento docente autonómico y, aunque aún no se considera en los quinquenios docentes, está previsto. La evaluación hace que el profesor tenga miedo de llamar la atención a los alumnos que molestan, porque se pueden enfadar los señores. Has de ser guay y caer bien, muy importante para tu nota. Que aprendan es lo de menos. Hasta ahora se evalúa al profesor antes del examen final, con lo que tienes miedo de ponerles un parcial con un nivel medio exigente, algo que les beneficia mucho para que estudien y aprueben en un examen final más fácil. De este modo, su formación se ve perjudicada por la evaluación. De todas formas, a NADIE en el sistema le importa la formación del alumno. Desde el momento en que se importa el concepto empresarial de la calidad a la docencia, sólo cuenta la opinión del alumno como “cliente”, lo cual es un error de concepto garrafal. El alumno es parte interesada, por ser sujeto de evaluación, y no puede por ello evaluar. EL ALUMNO NO ES UN CLIENTE.

    Ahora parece ser que desde que hace poco se evalúa también en muchos sitios después del examen y por internet, sorteando un regalo entre los alumnos que participen para fomentar la evaluación. En muchos casos, alumnos que no han asistido a clase ni conocen al profesor, lo evalúan por diversión o por el regalo. LO CUENTO Y ME AVERGÜENZO DE HASTA DÓNDE HEMOS LLEGADO.

    Algunos alumnos, unos por pura diversión, otros repetidores resentidos, se dedican a poner por sistema un muy deficiente al profesor en todos los apartados. Te puedes encontrar una evaluación buena o aceptable, con una mayoría de calificaciones excelentes o medias, donde sin embargo un 10% de anormales te han puesto al unísono la mínima nota. Como los geniales profesores encargados de la evaluación docente no conocen el concepto de desviación, pues así andamos.

    Generalmente los profesores que se dedican a la evaluación de otros son gente mediocre y acomplejada, que ni siquiera ha logrado méritos suficientes para estabilizarse ni como T.U. (pues ahora se requiere acreditación nacional), o gente profundamente resentida que ha tenido problemas en su Área o Centro. Gente que evaluando a sus compañeros consigue sentirse importante, pues por una mierdecilla de complemento nadie ostentaría el cargo de esbirro.

    Para mayor diversión en la tiranía, cuando el profesor saca malas notas se le escribe una cartita solicitándole una especie de plan futuro de actuación donde describa como va a superar sus defectos. Una especie de “acto de contricción” y “propósito de enmienda”. Repugnante. Como me dijo un encargado de la evaluación: “lo importante es que se vea una progresión en la nota del profesor”. Impresionante el desprecio de la figura docente, y el desprecio hacia sus compañeros. Y por si fuera poco, el número de aprobados de cada uno se evalúa en comisiones, a ver si alguno se sale del redil y suspende más de la cuenta. LA GESTAPO se instala poco a poco.

    Aunque veces la evaluación puede servir para detectar profesores que no cumplan con los mínimos requisitos, yo creo que los inconvenientes son mil veces mayores que las ventajas. Además el concepto en sí mismo es sucio, porque pervierte las calificaciones y la formación objetiva del alumno. ¿Alguien cree que un sólo alumno va a valorar por ejemplo que yo me esfuerce en conseguir dar todo el temario? Cuatro temas menos y mi nota sube. Dos puntos más a cada uno en su calificación y mi nota sube. También seré honesta y diré que si soy amable como suelo ser y explico bien y me preparo las clases mi nota sube (aunque menos). También seré honeata y diré que un año que tuve un grupo de primero de comportamiento problemático y me enfrenté a ellos me putearon y me suspendieron. Así andamos, en sus manos. En mi caso mis críticas no están bajo sospecha pues suelo sacar buenas notas como aplicadita que soy (humillada me siento al escribir esto y situarme en esta infame posición de inferioridad), pero no creo que la evaluación aporte nada positivo a mi docencia. Sí vería conveniente una evaluación de los profesores por parte de cada alumno que termine la carrera, cuando tenga perspectiva de todos ellos y sea un individuo completamente maduro y no condicionado.
    Y eso sí, que evalúen en el instituto a los profesores me parece el mayor desprósito del mundo. Aunque tal y como va el tema, llegará, porque como arma de control es muy muy poderosa.
    Saludos
    EDU

    • Pablo A
      18/06/2010 en 3:26 PM

      ¿Qué pasó con aquello de educar en libertad y para la libertad?. ¿Qué pasó con aquello de la calidad de la enseñanza?. Por sus obras los conoceréis…..
      Joseph Raymond McCarthy, corregido y aumentado.
      No se preocupe, al final la calidad se impone, y lo que importa es la propia consciencia del deber cumplido, y de hacer las cosas bien. Siempre adelante.
      Veremos mucho sufrimiento………

    • El profesor cabreado
      22/06/2010 en 11:36 PM

      Estimada IDU (Ingeniera de Universidad) o EDU (Enseñante de Universidad), lo que comparte con nosotros me ha dejado profundamente asqueado. No sabía hasta qué punto el cáncer está extendido por esos lares, en este aspecto “evaluativo docente” mucho más que por la Secundaria Andaluza…Obsceno, inmoral, denigrante, delirante, surrealista, dictatorial…qué se yo la de cantidad de adjetivos calificativos que podrían salir de estas teclas cabreadas…y atónito, muy atónito. Definitivamente el sistema estallará en breve.

      Por otro lado, sus razonamientos son claros, meridianos, razonables, muy razonables.

      El camino docente universitario se pone cuesta arriba y lleno de precipicios, siga escalando con sus armas, que son muchas y buenas.

      Un saludo

      PS: nos “debe” una entrada sobre el estado de la Universidad…

    • IDU
      25/06/2010 en 3:45 PM

      Gracias Pablo y profesor cabreado por los ánimos. Me emocionan, y lo digo en serio, los calificativos del profesor cabreado: “Obsceno, inmoral, denigrante, delirante, surrealista, dictatorial…”. Me emocionan porque aquí en la universidad casi nadie parece inmutarse por nada, me emociona que a alguien aún le importen las cosas y se atreva a decir la verdad tal y como es.

      La gente está aquí como anestesiada, el que dice las verdades o protesta del sistema es mal mirado, calificado de problemático y por tanto de indeseable. Si protestas de la evaluación, caen las miradas sobre tí: éste es el típico sinvergüenza, incumplidor que no quiere ser evaluado. Es una filosofía dictatorial y franquista: si no has hecho nada malo, no tienes nada que temer. Y no hacer nada malo significa en realidad sobre todo no protestar y ser dócil. Es lo que tiene la autonomía de la que goza cada universidad, libertad para el caciquismo, para la arbitrariedad absoluta, que es una de las muchas razones por las que entiendo protestáis del tal ROC. Espero que consigáis también que no os metan la evaluación docente.

      Varios catedráticos de prestigio, algunos de ellos investigadores internacionalmente reconocidos y exigentes docentes, se han prejubilado, desencantados del nuevo sistema y ofendidos íntimamente por la vejación de la evaluación (aunque nadie lo reconozca ante los demás, duele y ofende, sobre todo si te importa tu trabajo y te esfuerzas). Hay que entenderlo, toda una vida dedicados a elaborar una trayectoria universitaria de calidad (de la de verdad), y que te humillen con 60 años unos críos ignorantes de 18 años, poniéndote un 4, un 5 o un 6, porque no les caes lo suficientemente bien, es indignante. Así, se ha perdido mucha gente con buenas intenciones y se pervierten las intenciones de los que se quedan.

      Y como alguien dice aquí, no se evalúa a los cargos de cada centro y no se evalúa a los cargos de rectorado. A los demás trabajadores no docentes se les evalúa en grupo, de forma no anónima (qué nota les vas a poner…) y por tanto de forma simbólica, por disimular y maquillar la verdad: los únicos perros apaleados del sistema son los profesores (pronto, y lo veremos, no se evaluará casi ni a los alumnos).

      Saludos y salud, que estas cosas suben la tensión, pero de verdad.
      IDU

      PS: creo que me quedo con IDU (Ingeniera Docente Universitaria)… vaya lío me he hecho con las siglas, estoy entre ida o idu y edu-arda…

      • Pablo A
        25/06/2010 en 5:34 PM

        La evaluación-represión es , evidentemente, consecuencia de la politización del sistema de enseñanza. El término sistema educativo, hasta produce ya cierta grima…. Miedo me dá.
        Es evidente que la inteligencia, la excelencia, se opone a esta politización, y es menester acabar con ella, véase el Roc. Otro eslabón de la cadena, tan querida en estos lares.
        Pero es un mal nacional, en la inquisición se quemaron científicos, librepensadores, comerciantes liberales de éxito, etc, todo lo que se opusiera al régimen y no tuviera la fe del carbonero. En la jodida guerra civil se pasaron por las armas, en ambos mandos, gente de mentalidad abierta y culta. Y en la postguerra igual. La universidad quedó destrozada, y me parece que aún no levanta cabeza, en este franquismo que nunca termina.
        Los esquemas mentales no han cambiado, sólo que las circunstancias no permiten tanta agresividad, Obama no lo permitiría.
        La semana pasada estuve en la selectividad de ponente, joder, que nivel……… había que explicarles a los niños hasta la cartelería, se les caían las pegatinas, las mezclaban, se les olvidaba, llegaban tarde. Hagan lo que puedan ustedes.
        La gente está muy quemada, harta de estar harta, de tanto mediocre, de tanta atmósfera mocosa. En la constitución de los tribunales para supociones, fui testigo, había compañeras, que lloraban por los pasillos. ¡No querían participar¡. Se les dobló el brazo…………… Al final todos lo terminaremos pagando, de alguna manera.
        Al menos seamos buenos profesores, y durmamos con la conciencia tranquila.
        En fin, esto es que es así.

      • El profesor cabreado
        25/06/2010 en 11:58 PM

        Es increíble el grado de politización, de control inquisitorio y de amedrentamiento al que ha llegado este decrépito sistema educativo; caduco; corrupto; inhibidor de profesores; generador de borregos; alienante a la enésima potencia…

        IDU, emociónese, exprésese, cabréese, maldiga, jure en Arameo…pero siga luchando. De alguna forma, las opiniones que aquí vierte son una auténtica resistencia a esa Universidad maquiavélica que usted, y tantos o pocos como usted, están sufriendo.
        Al menos que se sepa lo que allí está ocurriendo; que se sepa lo que aquí está ocurriendo, y si alguien piensa que exageramos o mentimos, que nos cuente su versión de los hechos…tal vez no interese o no tengan otra versión que la realidad que retratamos.

        Salud, fuerza y honor.

        PS: IDU, no se vaya aunque arda, Eduarda…

  8. Pepe
    19/06/2010 en 1:57 PM

    Es bueno evaluar al profesorado, el problema son las formas y sobre todo el uso que se le da a dicha evaluación. Una forma sencilla y efectiva es separar, para el profesor, docencia y evaluación del alumno. Unos profesores explican y otros examinan y por medio los exámenes identificados con un código y un resguardo para el alumno. El problema de esto es que pondría de manifiesto la nulidad de muchos alumnos actuales. Aparte de medir realmente la calidad del profesor en las notas, cosa que a muchos de la administración No les gustaría, sobre todo a teóricos y defensores de la mala pedagogía actual.

  9. Pablo A
    19/06/2010 en 2:59 PM

    Puestos a evaluar, salvada sea la parte, que les parece el parón de los servicios informáticos este fin de semana, en época de introducción de notas, confección de memorias, revisión de calificaciones, consulta de tribunales…………….
    ¿Es que no ha tenido todo el año?………………… ¿Falta de motivación?.
    Evaluar, si, pero todo y a todos.

  10. Ptersychore
    20/06/2010 en 12:26 PM

    Pues yo en esto de la evaluación me sitúo en posición de “gallo” y creo que lo mejor es pasar olímpicamente de tanta evaluación obscena. Nunca me asustó el “castigo”, la mala fama, la pérdida adquisitiva. Paparruchas. Hay que ser buen profesional y pasar de evaluaciones externas o internas. A ver si encima vamos a tener miedo. Lo que faltaba ya este curso…

    • Nitram
      21/06/2010 en 10:26 PM

      ¿Sería muy difícil evaluarlos a ellos y publicar las conclusiones? Por ejemplo, se podría poner la valoración por parte de los opositores de los tiempos empleados en la publicación de todo lo referente a las oposiciones, como es la publicación de los tribunales. Una vez resuelto el problema legal, por supuesto, ya que iban a ir a muerte con quien publicara el estudio. Quizás estaría bien darles un poco de su propia medicina. Hay tantos temas por evaluar…

  11. ESGOL
    22/06/2010 en 12:32 AM

    Por cierto, podríamos evaluar al CGA también.
    ¿Cómo leches estáis sacando los boletines?

  12. Pablo A
    22/06/2010 en 7:21 AM

    Puestos a evaluar sería interesante cotejar los dnis de los vocales obligados, en los tribunales de oposición, y ver si la cosa cuadra con el número base 255. Yo he visto demasiada disparidad, la lista no se hace pública, y al parecer los que han salido viven en el entorno de las capitales donde se celebra la oposición. Sería interesante investigar este tema, pues el propio boja dice que la elección ha de ser pública…….¿Tema dietas?….
    Se rumorea algo parecido a un pucherazo. ¿Se imaginan que un compañero planteara un contencioso, y que lo ganara dentro de unos años?. ¿Funcionarios a la calle, por corrupción de proceso y defecto de forma?. Que lío se podría formar…….
    En fin, esto es que es así………

  13. ESGOL
    22/06/2010 en 9:52 AM

    Casualmente, durante los últimos años abundan los “recien-aprobados” en los tribunales. Creo que buscan a los compañeros más “contaminados”.

  14. Ptersychore
    28/06/2010 en 11:50 PM

    ¿Qué tribunal se sabe todo el temario, o es capaz de buscarlo rápido para poder corregir al nivel que le exigen al opositor? Quizá por eso indirectamente hay gente recién aprobada en tribunales. Así les puede proporcionar temario al resto, que ya los tiene un poco lovidados. Eso y que el opositor nunca les puede poner una reclamación por escrito…

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: