Inicio > General > Desconcierto en la Concertada.

Desconcierto en la Concertada.

Hola Profesor cabreado:

Como tú, yo también soy una profesora cabreada, pero en mi caso muy, muy cabreada, casi a punto de hacer alguna tontería. y de, a imitación de los americanos, coger una escopeta de cañones recortados y cargarme a alguien. Pero como, gracias a un no sé qué, todavía me quedan rastros de cordura, en mi caso, he preferido coger el teclado y dedicarme a lo que ya venía haciendo antes con bastante frecuencia, esto es, a escribir.

En primer lugar te diré que me ha encantado tu blog y los artículos que publicas. Como tú, creo que, ante la incongruencia de la situación que vivimos, necesitamos cierto deje de ironía que nos ayude a sobrellevar nuestra carga.

En mi caso no soy funcionaria, nunca lo he sido y no sé si alguna vez lo seré. Hasta hace muy poco era profesora y socia de un colegio concertado que, por desgracia, no funcionaba muy bien (más bien todo lo contrario): a mis socios les interesaban más los negocios y el dinero que la educación. Como yo no comulgaba con ellos en su forma de dirigir el colegio, hace más de tres años y medio dimití como jefa de estudios y vicepresidenta de la empresa. Desde ese momento tuve que soportar un acoso constante que ahora ha terminado en los juzgados, pues en el mes de julio, inventándose algunos hechos, me despidieron. Para ello convencieron a dos profesores contratados que podían dar mis clases para que firmaran contra mí, consiguiendo así que les aumentaran su nómmina. De momento, aunque he ganado el primer juicio, sigo sin poder trabajar porque ellos han recurrido la sentencia.

El cabreo que me come por dentro no se dirige únicamente contra mis adorables socios; por su, parte la administración y, sobre todo, la inspección sigue intentando mirar hacia otro lado e incluso me han aconsejado que debo ser una persona sumisa (yo entendí entonces que lo único que me faltaba era poner el culo). Es decir, que aunque sepan que se están cometiendo graves irregularidades, por lo visto no les pagan para terminar con ellas. Lo único que les interesa es que esos mágnificos equipos directivos tengan cada vez más poder y que no les compliquemos la vida.

Como soy de las que opinan que nadie tiene derecho a cerrarnos la boca, como tú he hecho un blog (ya tenía antes dos para mis alumnos), donde trato de quejarme de todo aquello que me parece mal, sobre todo de la situación de los colegios concertados de los que prácticamente nadie sabe nada y nadie se atreve a hablar. Se llama El ansia de la saca y en él me gustaría poner un enlace a tu página, si no te importa.

Y como no quiero enrollarme más y resultar infumable  solo me queda añadir

Saludos desde Almería

Ana

Anuncios
  1. Pablo A
    29/03/2011 en 5:45 AM

    Estimada compañera, describe una situación típica:
    – Enseñanza pública con finalidad adoctrinadora.
    – Enseñanza privada para hacer caja.
    – Compañeros acosadores y otros, espías y lameculos.
    – Inspección que exige los papeles del camión y aprobados general.
    – Equipos directivos apoyados por el régimen, Roma sí paga traidores.

    No confíe demasiado en la justicia (nada diría yo), al igual que durante el franquismo, los jueces son sumisos al poder político. Los sindicatos ni están ni se les esperan. Son los freemens.

    Suerte en todo caso. Sobrevuele. La vida es bella.

    • Ana
      29/03/2011 en 12:31 PM

      Gracias, compañero. Acaba usted de resumir magistralmente la desesperante situación de la enseñanza, tanto pública como privada, en España y el futuro, no ya negro (no me gusta emplear esta palabra), sino marrón, más acorde con el color de nuestras deposiciones, que nos espera de no producirse un cambio drástico en la forma y manera de entender la educación en nuestra querida democracía.

      Sé que quizá no pueda esperar nada de la justicia -no sería yo la primera desengañada con esta mujer pública que se vende por cualquiera-, pero, al menos, me niego yo misma a quitarme el derecho al pataleo: no pienso darles esa satisfacción.

      Mientras tanto, no me se preocupe: como usted dice sobrevuelo y disfruto de la vida. De momento no tengo nada mejor que hacer.

      • Pablo
        31/03/2011 en 3:36 PM

        Es la hora de cambiar. Han pensado ustedes en positivo con la intención de cambiar esa amarga realidad que describen?
        No termino de entender el cabreo, si los jueces les va dando la razón. Algo se me escapa. De cualquier forma suerte.

  2. ptersychore
    31/03/2011 en 11:26 PM

    Ana, yo tb le deseo toda la suerte del mundo.Y piense que si los jueces al final claudicaran, que espero que no, siempre quedarám los dioses. Y esos tenían una mala leche…… Seguro que el tiempo le da la razón. Ànimo en todo caso. A seguir luchando en ese foro, difundiendo la verdad. Que mentirosos ya teníamos. Hacen falta voces como la suya.

  3. yo_misma
    01/04/2011 en 2:47 PM

    si tampoco te gusta los colegios concertados la pregunta es ¿Qué hacías formando parte de uno de ellos?…. es todo un poco ilógico

  4. yomisma2
    01/04/2011 en 3:19 PM

    Oye guapa, primero, ¿dónde has leido que a esta mujer no le gustaban los concertados?, por cierto lo de yo_misma ¿de dónde lo has sacado? es que me suena de algo y no se de qué es? para mi que es de una amiga

  5. Uno que pasaba por aquí
    01/04/2011 en 7:09 PM

    “si tampoco te gusta los colegios concertados la pregunta es ¿Qué hacías formando parte de uno de ellos?…. es todo un poco ilógico”

    No pienses, no critiques, no discrepes, no cuestiones…

    Si no te gusta vete …pero vete en silencio, no nos jodas esta falsa realidad ¿verdad?

  6. Ana
    01/04/2011 en 8:18 PM

    Nunca hubiera pensado que cuando escribí mi carta de profesora muy, muy cabreada pudiera levantar tantas ampollas dentro y fuera de este blog. Está claro que algunos están calentitos y tienen ganas de gresca, porque de otro modo no estarían tomándose tantas molestias en contestarme a la carta que aquí ha quedado recogida y a los artículos que sobre el chequelibro y las mentiras de los colegios concertados he escrito en mi blog.

    Como dice “uno que pasaba por aquí” efectivamente lo que quieren es que me vaya silenciosamente, que me vuelva invisible, que desaparezca en fin y, sobre todo, que les deje seguir vendiendo impunemente su “falsa realidad”. De hecho, entre las acusaciones que sirvieron de justificación a mi despido y que parecían los 10 mandamientos (eso sí planeadas y redactadas por seres humanos de barro), se me imputaba que en el blog del que yo era autora en aquella época había vertido “comentarios intencionados tanto al personal directivo como al profesorado perjudicando el prestigio social de la entidad” (toma ya), olvidando que la libertad de expresión es un derecho constitucional (por cierto, en el juicio no pudieron aportar ninguna prueba). Pero, por lo visto, eso de los derechos no va mucho con ellos, o, mejor dicho, no va mucho con los demás, porque los suyos si que los tienen claros.Yo, en mi caso, solo tengo derecho a una mordaza (les solicito encarecidamente que por lo menos sea de marca para que haga juego con mis zapatos y mi bolso; ante todo, no quiero desentonar).

    Por otra parte, para calentar más la cuestión, se ponen a hablar de las cualidades de los colegios concertados, eso sí en detrimento de la enseñanza pública de la que ellos son acérrimos críticos, y de la buenas instalaciones que tienen estos centros gracias a lo que, aunque está prohibido, cobran a los padres. Ni por un momento se paran a considerar que los buenos y los malos profesionales se encuentran en cualquier lugar y nada tienen que ver con el carácter público o privado de los lugares en los que trabajan. Por desgracia, tamaña reflexión es demasiado elevada para sus mentes.

    Gracias a los que, con su inteligencia, me ayudan a quitarme la mordaza.

  7. Pablo
    04/04/2011 en 8:57 PM

    Paso de nuevo y no comprendo nada, da la impresión de que tu cabreo es con la humanidad. 10 imputaciones y ganar en los tribunales es todo un éxito. Piensa en positivo, no merece la pena un desarrollo profesional donde despiden al personal por nada y donde se trata de amordazar la libertad.
    Bueno. Suerte. Si quieres, nos podrías contar que pasó.

    • Ana
      05/04/2011 en 9:17 PM

      Hola Pablo. Perdona que no te haya contestado antes, pero he he estado muy antereada últimamente, aunque esté en paro forzoso. En primer lugar mi cabreo no es evidentemente contra toda la humanidad, porque ¿qué tendría que ver ella con la situación por la que yo estoy atravesando? Absolutamente nada.
      Mi cabreo no es algo que nazca de una situación provocada por un despido, sino de una trama que arranca hace más de tres años. Todavía no puedo contar todo lo ocurrido, ni lo que es más interesante, demostrar lo que cuento, pues aún estoy en manos de la justica, pero ten por seguro que llegado el momento y si la situación no cambia, lo haré.
      Sí puedo decirte además que del mismo lugar de trabajo (lo cual no quiere decir de la misma empresa) han sido despedidas un total de cuatro personas, sin que a ninguna de ellas, salvo a mí misma, se les haya dado algún motivo que justifique tal actuación. Dichas personas entre sí no tenían mucho que ver ni por los puestos que ocupaban ni por las relaciones personales que mantenían, salvo mi hermana, pues ella ha sufrido mi mismo destino, aunque se han utilizado en su caso tácticas diferentes de expulsión.
      Sé que no estoy aclarando mucho de lo que ha pasado, pero, aún cuando ya se han ganado tres juicios laborales, todavía quedan, además del mío, otras denuncias y querellas pendientes. Por eso solo puedo decirte como en las series:

      continuará…

  8. Soy_padre
    05/04/2011 en 7:50 PM

    Estimada profesora cabreada:
    Haga usted lo que quiera con su vida, al parecer de frustración y cabreo, pero retire, pida perdón en todo lo relacionado con su locura americana y vuelva a la cordura. No solo usted puede volverse loca y no hay locura mayor de sentirse amenazado que es la sensación que deja su escrito después de leerlo.
    Lo suyo es patético con sus amenazas. Pero que quiere usted? Despedida, expulsada o lo que sea. Crea que con la forma y palabras que usted usa el colegio acertó apartandola de enseñar.
    RETIRE LAS AMENAZAS.

  9. Ana
    05/04/2011 en 9:43 PM

    Hola, padre “desconocido”, que como otros se enconde tras el anonimato. No sé evidentemente si usted lo es o, por el contrario, nos lo quiere hacer creer. De lo que sí estoy segura es que es usted el que anda cabreado y frustrado, quizá porque esta que escribe no ha aceptado silenciosamente las injusticias que se han cometido. ¿Qué sabe usted de mi vida para que pida que retire mis palabras? Y en caso de saberlo, ¿es porque yo se lo he contado personalmente y mis compañeros también o habla usted de oídas?
    No lo conozco y, por lo tanto, no me atrevería yo a juzgarlo, pero que a estas alturas me hable de mi “locura americana” sin entender que me he permitido una licencia literaria, no habla mucho en su favor. Le recomendaría que, en lugar de ordenar que yo “RETIRE LAS AMENAZAS”, usted se dedicara más a cultivar su intelecto, pero entienda bien que es solo una RECOMENDACIÓN, no una orden como usted me ha dado.

  10. Uno que pasaba por aquí
    06/04/2011 en 9:41 PM

    Será una licencia literaria pero pasar ha pasado, creo recordar que un profe se lió a tiros con su alumnado en Alemania. Así que estimado soy_padre pienseselo dos veces antes de ir a tocar los cojones al insti o disculpar las capulladas de su retoño. Es solo un consejo, no una amenaza.

  11. Otro que pasaba
    01/07/2011 en 7:29 PM

    “Cabreada” y “dar por culo”
    No es lenguaje de una educadora.
    Ud. va a tribunales a sacarle el dinero a sus socios

    Menuda víctima

    Ellos, todos, todos, todos malos, contra ud. que tiene tan alta idea de la educación que se permite escribir estas cosas.

    ¡Anda! Ojalá pierdas el juicio

  12. Marat-Sade
    03/07/2011 en 4:40 PM

    Con padres_que_son y otros_transeuntes como estos, ¿alguien puede negar que la educación es un trabajo de riesgo?
    Tal parece que es la sociedad la que “ha perdido el juicio” al tratar así a los educadores de las nuevas generaciones, que son nuestra herencia y legado.
    Qué pena.

  13. Ana
    12/07/2011 en 11:51 AM

    Al que me desea que pierda el juicio:

    Estimado des-conocido le ruego “encarecidamente” que relea mi entrada y me indique dónde he colocado los términos “dar por culo” que usted me achaca, pues me parece que ha confundido sus deseos con realidades. Del mismo modo le pido que tenga en cuenta el nombre de este blog y que, si tiene la capacidad suficiente -de la cual dudo a la vista de su comentario- relacione mi cabreo con el sentimiento que nos invade a tantos profesionales de la enseñanza y que, a falta de mejores foros, encontramos en este blog el medio para desahogarnos de tanta mediocridad.

    En cuanto al hecho que usted indica de que yo “voy a tribunales a sacarle el dinero a mis socios” anda usted bastante confundido y equivocado. Si yo hubiera querido, hace ya bastantes meses que estaría disfrutando de una cantidad nada despreciable de miles de euros (algunos se sorprenderían del montante), la cual ni ahora ni nunca guiará mis decisiones. Aunque en su forma de ver la vida no entre el que exista gente que se niegue a ponerle precio a su dignidad, siento decepcionarlo. Aún en estos tiempos y en estas latitudes quedamos algunos especímenes raros…

    ¡Ah,por cierto! Lo de que yo pierda el juicio lo tiene usted algo complicado.

  14. Artist
    19/06/2012 en 2:59 PM

    Buenas tardes, Ana…buscando en la red…he encontrado su blog, del cual me alegro haber encontrado porque actualmente estoy pasando por su misma situación. Yo podría haber terminado con mi situación aceptando dinero, pero como bien dices, la dignidad de una persona, no se compra con dinero, de ahí que yo quiera continuar luchando por limpiar mi honor, aunque ahora me encuentre sin trabajo.

    Gracias por los comentarios, ha sido un gran apoyo en estos malos momentos.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: