Inicio > General > La modesta historia de un secretario saliente.

La modesta historia de un secretario saliente.

“Estimado profesor cabreado, en alguna ocasión le he remitido algunos documentos y opiniones para que los publicara en su blog. Aunque ya han pasado casi dos años del documento que le envio, ya sabe que las cosas en la administración son lentas, ahora ya puedo publicar lo que le envío. Muchas gracias”

Pues aquí les dejo una historia recién entrada en la bandeja cabreada. Este escrito se adjuntó en un claustro final de curso de junio de 2009. No tiene desperdicio, aunque es largo merece leerlo entero…y luego opinen.

 

La justicia es una constante y perpetua voluntad de dar a cada uno lo que le toca.
Quevedo

La modesta historia de un secretario saliente.
“O te echo o te vas, tú verás cómo lo hacemos…”
Delicadas palabras del Director del I.E.S. “Julio Rodríguez” al Secretario del centro el 23 de junio del año 2009 en el despacho del Secretario.
Vengo a contaros la historia de un modesto secretario saliente cesado por su querido Director.
Vaya por delante mi agradecimiento por la atención que vais a prestar y por el tiempo que se me concede.
Corría el año 2006, si no me falla la memoria, que pudiera ser, cuando en la sobremesa de una comida de fin de curso, y llevados, tal vez, por los efluvios de alguna bebida espirituosa, nos enfrascamos un pequeño grupo de profesores en una conversación jocosa e ingenua, al menos por mi parte, que a la postre sería el germen del actual Equipo Directivo del I.E.S. “Julio Rodríguez”.
En junio del año 2007 el anterior Equipo Directivo salió de manera civilizada y con el reconocimiento y cariño de sus compañeros de Claustro.
En julio de ese mismo año tomó posesión el actual Director del centro y el resto del Equipo Directivo. Al principio todo eran buenos propósitos, buenas vibraciones y un objetivo común: trabajar por y para el I.E.S “Julio Rodríguez”, independientemente de las motivaciones particulares de cada uno. Así lo entendí en su momento y así lo sigo entendiendo.
Entretenidos en los nuevos menesteres propios de cada cargo, comenzamos a conocernos como directivos y como personas. Casi siempre, la sabiduría popular tiene la llave de muchas puertas: “si quieres conocer a alguien dale un cargo”. Sutilmente al principio y luego de forma manifiesta, se nos empezaron a ver a cada uno nuestros particulares plumeros.
Y entre plumas y plumeros, se produce el primer punto de inflexión en el tercer trimestre del curso 2007-2008, cuando tenemos que votar por primera vez ese nuevo y gran Caballo de Troya que nos enviaba la Administración incompetente: El Plan de Calidad.
En Claustro Extraordinario convocado a tal fin, me postulo de manera abierta y pública en total oposición al Plan. Por suerte, muchos compañeros pensamos igual y el Plan no se aprueba. ¿Hasta cuándo resistiremos a morder la manzana prohibida del Paraíso?…en octubre nos volverán a tentar por tercera vez.
Y, ¡oh sorpresa!, con posterioridad a este Claustro, y en una de nuestras magníficas y memorables reuniones de Equipo Directivo, se me recrimina la posición adoptada, que, evidentemente, no debería haber sido esa porque se daba mala imagen y se dejaba en entredicho al Equipo Directivo (a partir de ahora me referiré a este supuesto equipo como Repúblicas Independientes Directivas), que por definición, y esto es de mi cosecha, debe estar siempre a favor de la Administración, y si es posible, defenderla con capa y espada. En estos tiempos mejor con cañón proyector y ordenador portátil. Con estos medios fue como el Director (a partir de ahora Gran República Manipulable) nos ilustró en aquel Claustro sobre las virtudes y beneficios del Plan de Calidad.
Luego vinieron los horarios de este curso 2008-2009, aunque entre Pinto y Valdemoro hubo otros entretenimientos varios. De los horarios no diré nada que ya se dijo y quedó en evidencia en su momento en el Claustro correspondiente. En aquella ocasión le guardé la cara a quienes no merecían habérsela guardado. A veces los silencios dicen más que muchas palabras. Pero hoy si quiero compartir con vosotros algunas novedades que no salieron en su momento, y es que nunca es tarde si la dicha es buena.
Por decirlo de alguna manera, había descubierto el pastel antes de que se destapara en el Claustro y se repartiera en justas porciones. Sinceramente, os he de confesar que disfruté con el festín.
Posteriormente, y a la carrera, el Jefe de Estudios (a partir de ahora Jefe Manipulador) y la Jefa de Estudios Adjunta (a partir de ahora la Adjunta Manipuladora) intentaron arreglar su desaguisado particular. Modificaron mi horario sin mi consentimiento, y mucho menos conocimiento, para que a ellos les terminaran de cuadrar los suyos. Para más inri me lo presentaron a firmar con normalidad. Ingenuamente, firmé el horario sin revisarlo con detenimiento, entre otras cosas por la inmediatez de las obligaciones del cargo. Días más tarde, con tiempo y tranquilidad, descubrí el fiasco. Habían convertido una hora de programación de actividades educativas en una de Función Directiva por arte de manipulación. Monté en cólera, primero por el hecho en sí y luego porque esa hora la había colocado para conciliar mi vida familiar y laboral, léase poder llevar a un centro educativo a un hijo y cumplir con las obligaciones de un padre. Pedí explicaciones, la que me dieron fue una tan simple, sincera e ingenua como esta “es que se nos pasó decírtelo”, patético compañeros. De la manera más civilizada que pude y teniendo en cuenta las circunstancias y mi carácter vehemente en según qué temas, exigí la modificación inmediata de mi horario. Desde la República Manipuladora no les quedó otra que destruirlo, – con el tiempo he descubierto que no se tiene inconveniente en destruir documentos oficiales, por ejemplo actas de evaluación, si así les viene a bien. Ignoro si encuentran un placer oculto en ello – aunque el horario ya estaba enviado a la Delegación de Educación de Granada tuvieron que generar uno nuevo para volver a remitirlo a nuestra querida Delegación. Por desgracia, no tuve otra salida que entrar en su juego de los Refuerzos Pedagógicos, esas horas fantasmas y míticas que “haberlas hailas”, con el que habían descubierto que podían maquillar sus irregulares horarios. Cambié esa hora de Función Directiva, que me vino tapadamente impuesta desde la República Manipuladora, por un Refuerzo Pedagógico con 1º de Bachillerato A. Por cierto, que estos pobres alumnos todavía estarán esperándome para que los refuerce pedagógicamente, ¿y eso como se hace? Por las opciones que me habían dejado y mi derecho a intentar conciliar la vida laboral y familiar mancillé mi horario, espero no volver a encontrarme como profesional de la educación en la misma tesitura.

Y entretenido en estos menesteres y otros menores que en esta historia no tienen cabida para que no se eternice la misma, llegamos a los hechos más recientes.

Una carta disparatada y obscena a una profesora del centro de baja y convaleciente, firmada por el Director del centro; presiones a un Equipo Educativo; un Claustro Extraordinario y de emergencia solicitado por los propios Profesores del centro; una tutora que hace mutis por el foro de este Claustro y que luego, cual farisea moderna, traiciona al Equipo Educativo de su tutoría con cicuta telefónica al modo de la clásica tragedia romana y rinde pleitesía a la autoridad entremetiéndose en las libretas de calificación de una compañera; una evaluación fantasma e injusta para los alumnos; notas introducidas de manera irregular por un Director que obedece sin fundamento ni criterio a la autoridad incompetente y sin escuchar a sus compañeros; Actas de Evaluación destruidas después de las Evaluaciones pertinentes sin el conocimiento de los Equipos Educativos afectados.
Vamos, lo que viene a ser un ramillete de transparencia, ecuanimidad, compañerismo, delicadeza, justicia e imparcialidad que favorece eso que los teóricos de la enseñanza vienen a llamar “clima de convivencia”. Señores teóricos, sin entender mucho de climas, para mí que en el “Julio Rodríguez” se está constatando el Cambio Climático con la formación de un tornado, diríase cuasi huracán subtropical, cosa inusitada en otros tiempos por estas latitudes pedagógicas.
De nuevo en faena y en estas lides, me postulo de manera abierta y pública otra vez en total oposición a estos relajantes asuntos en el Claustro Extraordinario y en los dos conatos de evaluación que se han tenido hasta la fecha: primero, y el orden es indistinto, por compañero y por empatía; segundo por formar parte del Equipo Educativo presionado; y tercero y último, y no por ello menos importante, por dignidad personal y profesional.
Y lo demás, pues eso, el Director cesa al Secretario.
Cuento esta historia sin conocer el escrito razonado con el que el Director tendrá que informar al Claustro de Profesores y al Consejo Escolar, previa audiencia al interesado, en este caso el que escribe estas líneas. Sinceramente, el escrito en cuestión no variará ni un ápice la historia que os cuento, a lo sumo la ratificará aún más.
Por lo que a mí respecta y en calidad de Secretario del I.E.S. “Julio Rodríguez”, he intentado cumplir con mi trabajo de la mejor manera posible y creo no equivocarme si digo que en ningún momento ha existido dejadez de mis funciones. Habré cometido errores y no lo niego. He intentado cumplir con mi trabajo teniendo en cuenta que nunca antes había sido cargo directivo y que la Administración no me ha formado para ser Secretario. He hecho todo lo que ha estado en mi mano para que desde la Secretaría el centro funcionase. Del mismo modo, he puesto todo mi empeño en facilitar el trabajo a todos mis compañeros desde el respeto, la educación, la igualdad y el trato amable.
Tengo la certeza de que mi trabajo ha quedado a medias.
Me hubiera gustado poder haber llevado a buen puerto la remodelación integral de la Sala de Profesores, que ya le va tocando.
Me hubiera gustado poner en valor el magnífico Salón de Actos del centro y montar de manera permanente un sistema audiovisual para uso y disfrute de toda la comunidad educativa.
Me hubieran gustado tantas cosas, pero tampoco es cuestión de dar ideas.
Por lo precipitado de los hechos, no he tenido tiempo de dejar cerrada como hubiera querido la parte que me corresponde hasta la fecha de gestión económica y otros asuntos varios. Por otro lado, no me siento responsable de esto, porque creo que un cese se anuncia con la suficiente antelación para que el cargo en cuestión tenga un margen de maniobra, cinco días se me antojan pocos.

Al Director
Te ha faltado autoridad, te ha faltado clase y saber estar, te ha faltado carácter, te ha faltado picaresca – tal vez deberías releerte el Lazarillo de Tormes – te ha faltado criterio, te ha faltado compañerismo, te ha faltado discernir la manipulación que por varios frentes te llega. Y te falta lucidez para percatarte de que, llegado el caso, te dejarán sólo, tanto el que está por encima de ti como los que, muy a su pesar, lo están por debajo.
Y no digo que seas mala persona, al respecto ya me he manifestado alguna vez públicamente, pero de bueno, con perdón, tonto.
En definitiva, querido Director, el cargo te viene grande. Esto no es la Alpujarra, con todo el respeto y la admiración que le tengo a esa tierra. Este no es un Instituto de un pueblecito. El I.E.S. “Julio Rodríguez” es otra cosa. Una seguro, el decano de los Institutos de Motril.

Al Jefe Manipulador y a la Manipuladora Adjunta.
No sois trigo limpio, ni limpio ni sucio ni trigo. Sois cizaña y la habéis sembrado por doquier. No obstante, esto no es óbice para que os agradezca todas vuestras artimañas y malas artes para inducir a la Gran República Manipulable a que cesara a este Secretario saliente. No encontraré nunca la manera de pagároslo. El favor que me hacéis es incontestable.
Me liberáis de ser partícipe de múltiples irregularidades; las que se ya se hicieron, las que se están haciendo, y las que, por desgracia y desearía equivocarme, se continuarán haciendo hasta que os llegue vuestro San Martín. “Inshalá”
Me liberáis de sufrir vuestras nulas habilidades sociales con el resto de compañeros del centro, incluidos administrativos. El que la lleva la entiende.
Me liberáis de ver cómo escondéis la cabeza cual avestruces cuando no conviene, de ver como no asumís responsabilidades cuando interesa.
Me liberáis de presenciar como dejáis solo a vuestro Director cuando el barco comienza a hacer agua, y lo hacéis con cobarde frialdad, triste espectáculo que presenciamos recientemente en el último Claustro Extraordinario. No quiero imaginar cómo será cuando el barco termine por hundirse.
Me liberáis de tener que ser la nota disonante de las Repúblicas Independientes Directivas cuando no estaba de acuerdo con muchas decisiones y posicionamientos. Eso si tenía constancia de las mismas, “rara avis” en estos últimos tiempos.
Me liberáis de puertas cerradas, intrigas, subterfugios, miradas de soslayo y sonrisas sardónicas y cínicas.
Me liberáis de luchar contra el pensamiento único.
Me liberáis de estar con vosotros o contra vosotros.
Me liberáis.
¡Oh Jefe Manipulador!
¡Oh Manipuladora Adjunta!
¡Oh Gran República Manipulable!
Me hacéis libre, y ese es el mayor tesoro del ser humano.
Me hacéis libre desde vuestra particular dictadura directiva, milagro democrático “habemus”.
Vosotros, trilogía directiva, Santísima Trinidad de la Administración en el “Julio Rodríguez”, me habéis regalado la libertad con una generosidad que no merezco. Al fin y al cabo, solo soy un modesto Secretario saliente cesado por su querido Director.
Y desde esta dádiva de libertad, vuelvo al seno del Claustro de Profesores del que, tal vez, nunca debí salir.
Y desde esta atalaya natural del Profesor, el Claustro, seguiré opinando cuando algo me parezca injusto y lucharé por la verdad y mis derechos como trabajador de la enseñanza.

Al Vicedirector.
Poca cosa tengo que decirle a estas alturas, porque siempre hemos mantenido una comunicación fluida y transparente. En él he encontrado a un verdadero compañero de Equipo Directivo, con sentido común y objetividad. Hemos trabajado conjuntamente cuando las circunstancias lo han requerido. Y como es lógico, a veces hemos coincidido en nuestros puntos de vista y otras no, pero ello no ha supuesto ningún drama y hemos sabido actuar desde el respeto como personas adultas, maduras y normales. Y todo esto con las puertas de nuestros despachos abiertas de par en par.
De corazón, Sr. Vicedirector, te deseo suerte y paciencia.
No quiero que me cesen del cargo sin antes prescribir, posiblemente sin tener la facultad para ello, unas recomendaciones varias:

– A Valeriano: primero, no te dejes manipular tan fácilmente, lucha algo hombre. Segundo, tu plaza de Almuñécar te está esperando, cuanto antes tomes posesión de la misma antes serás feliz, te lo digo de corazón.
– A Miguel Ángel: nadie es eterno en el cargo, ni aunque seas político con el carnet lleno de talante. No traslades las estrategias ni los modos políticos a un centro educativo, aquí se intentan formar personas. Por cierto, es saludable e inteligente separar lo laboral de lo personal, haz un esfuerzo, seguro que lo consigues. Si no lo lograras, no guardes todo, que te vas a quedar sin disco duro donde almacenarlo. Algún día volverás a la condición única de profesor del I.E.S. “Julio Rodríguez”, quien siembre vientos recogerá tempestades… Y me vas a permitir la licencia, porque si no lo digo no me quedaría igual. ¡Márchese, señor Bazán, márchese!
– A Pilar: al ser adjunta, lo mismo que a Miguel Ángel, salvo todo lo relacionado con la política que en tu contexto no procede. Tu ventaja es que algún día obtendrás en el concurso de traslados plaza en Granada. La duda es, ¿hasta cuándo recogerás tempestades?
– Y por último, al nuevo Secretario entrante: ya sabes lo que tienes que hacer si quieres perdurar en el cargo. No opines distinto, no discrepes y no seas libre, porque si lo haces otra cabeza de Secretario volverá a rodar. De todas formas, si te han elegido es porque, probablemente, tienes el perfil que a ellos les interesa. Me hubiera gustado hacer un relevo tan civilizado y amigable como el que me dio en su momento el anterior Secretario saliente, cosa que hoy le agradezco públicamente, pero las circunstancias mandan. No voy a poder asesorarte. No voy a poder brindarte mi ayuda, que es lo natural cuando entra un cargo y sale otro. Ya te digo que conmigo lo hicieron. Pero esta salida ni es normal ni natural. Puede que me haya aventurado en exceso, tal vez ni necesites mi ayuda, ni mi asesoramiento e incluso ni quieras ninguna de ellas. Suerte como nuevo Secretario.

Y hasta aquí la modesta historia de un Secretario Saliente por cese de su querido Director.
Disculpas al Claustro si he sido prolijo y les he hecho perder su preciado tiempo, que cada vez es más escaso por su pluriempleada condición de burócratas, psicólogos, animadores socioculturales, terapeutas, asesores sexuales, guardias de seguridad, trabajadores sociales, enfermeros, educadores viales… y a veces, incluso, profesores de su especialidad.
Me voy con la conciencia tranquila, la cabeza ni baja ni alta, más bien en su posición media y relajada, buscando con la mirada limpia nuevos horizontes en el “Julio Rodríguez”, por supuesto.
Y me voy con la dignidad intacta y a mucha honra.
Sinceramente, Jesús .
Vuestro compañero.
Nota del autor: esta historia se escribió en la madrugada de la noche mágica de San Juan del año dos mil nueve.

Anuncios
  1. Cerúleo
    07/04/2011 en 6:37 PM

    …en el “Julio Rodríguez”, por supuesto.
    Plisplasplisplasplisplas…

  2. Pablo A
    07/04/2011 en 9:09 PM

    Interesante. Y confuso , al menos para mi.
    Y destaco algunos puntos que me han llamado la atención, y comparto:
    – El mal ambiente de trabajo en los Ies por la politización que los invade. Porque somos una microsociedad plural, aunque no guste.
    – Que si quieres saber quién es Pepillo , dale un carguillo. Certifico que en Expaña, a quien le ponen una gorra, se siente general. Aunque sólo sean cabo de su majestad.
    – Que cada vez resulte más difícil enseñar y dar clase, entre otras cosas, por los micrófonos con patas con los que convivimos. El ecosistema educativo se complica por momentos.
    – Y que vamos a terminar muy mal. Tan mal como podemos llegar a sentirnos , o hacer sentir a alguien. ¿Se acuerda alguien de la época del BUP?………. Yo no recuerdo nada parecido. Y no es por desmerecer…..

    ¿Rescataremos la calidad de la enseñanza?. Creo que no.
    Por lo demás se habla de temas serios, incumplimiento de procedimiento administrativo, falsedad en documentos oficiales, etc. En los que da hasta miedo entrar.
    Suerte ante todo, pues lo nuestro es enseñar a los que no saben. Si nos dejan, claro.

  3. Berti Wooster
    07/04/2011 en 10:34 PM

    Casi todo lo que dice lo estoy viviendo o lo he vivido.

    Todos los equipos directivos que conozco actúan parecido.

    En la actualidad estoy rodeado de micrófonos con patas.

    Las actas desaparecen, los partes disciplinarios que no les interesa desaparecen.

    Las sanciones no se aplican o lo hacen arbitrariamente sin dar cuentas a los tutores de lo que hacen: uno no sabe cuantas faLTAS tienen sus propios tutorados.

    No hay más ley que la adhesión a los Jefes y adláteres varios.

    Los secretarios de los centros a menudo son auténticos tipos desagradables: auténticos dómines cabras a los que , por no aguantar sus malos modales, no les pides ni tipex-prefieres comprártelo tú-. A mí una me gritó, me quiso quiso pegar- de hecho me dió un empujón-porque extravié durante un momento unas llaves. En los claustros la montaban ella y la directora , sistemáticamente, y todo el mundo callaba y otorgaba: dos auténticas locas patas negras que siguen tan frescas en sus puestos.

    Abundan los Jefes de Departamento que maltratan sistemáticamente a alguno de sus miembros simplemente para desahogarse y por que ellos lo valen. No hay quien te defienda si se llevan bien con Jefes de estudio y adjuntos como los tuyos.

    Los inspectores prefieren ver lo blanco negro porque con quien tratan a menudo es con ellos y , el roce hace el cariño. si te difaman pues “cuando el río suena agua lleva “…

    El sistema educativo está muy tóxico.

    A mí lo que me extraña es que te atrevas a seguir en ese avispero en el que has caído en desgracia: la gente se va, ya sabes, que si comisión de servicios, que si traslados…¿Crees que se van a conformar con haberte desposeído de tu cargo y que te van a dejar seguir en el instituto sin seguirte puteando?. Amigo, eso no es lo habitual: ellos no paran hasta que te pierden de vista…que yo sepa.

    En cualquier caso, te deseo suerte .

    Me gustaría creer que alguien que leyera lo que escribo hiciera algo para que estas cosas no sucedieran. Me gustaría que hubiera justicia y democracia en los centros y que cuando tenemos los problemas tuviéramos una instancia real y fiable a la que recurrir, que los sindicatos funcionaran…Una auténtica regeneración ética…Gritos de socorro…: ha sido este escrito.

    No te pasa a tí sólo, compañero exsecretario, pero das la impresión de estar sólo, como yo, como tantos otros…

    Quisiera despedirme con un saludo solidario de compañero a compañero pero no sería del todo sincero porque mi sentimiento de aislamiento y de lucha en soledad por la mera supervivencia en este trabajo es tan intenso que a duras penas consigo energía para dar de tan reseco , necesitado y desnutrido está mi ánimo por recibir.

    Vaya mi afecto por tí y por mi amigo cabreado por darnos esta preciosa oportunidad de expresarnos en esta joya de blog.

    • Pablo A
      08/04/2011 en 12:42 PM

      No he de callar, por más que con el dedo,
      ya tocando la boca, ya la frente,
      silencio avises o amenaces miedo.
      ¿No ha de haber un espíritu valiente?.
      ¿Siempre se ha de sentir lo que se dice?.
      ¿Nunca se ha de decir lo que se siente?.
      ¿Habrá quien los pecados autorice,
      y el púlpito y la cátedra comprados
      harán que la lisonja se eternice?

      Aquí Quevedo dirigiéndose a un mindundi del régimen. Viva Expaña……….

      Y en todo caso, frente al fascismo que padecemos:
      SALUD, ANARQUÍA, Y CERVEZA FRÍA.

      • Jesús
        11/04/2011 en 6:09 PM

        Pablo A, me encanta esta cita quevediana. Me la apunto para futuras ocasiones.

        Gracias, compañero.

    • Jesús
      11/04/2011 en 6:05 PM

      Berti Wooster, el final de tu comentario es demoledor. Te transmito todos los ánimos posibles en tu soledad y asilamiento.
      Yo, por suerte, no estoy solo y me encuentro arropado por un buen puñado de compañeros que saben lo que ocurrió y lo que está ocurriendo en el “Julio Rodríguez”. Los que están de paso…pasan…y los que van llegando con destino definitivo le van tomando el pulso al centro y los directivos. Luego están los que miran para otro lado y nos quedan los acólitos de turno por interés, claro.

      Gracias por tu afecto, y gracias también al Profesor Cabreado por permitir sacar a la luz este tipo de asuntos que casi siempre quedan en la oscuridad del temor a las represalias…

      Un afectuoso abrazo.

  4. Berti Wooster
    07/04/2011 en 10:38 PM

    Mi afecto, a pesar de todo,

    contradictorio pero verdadero,

    Todavía podemos pensar …Y CABREARNOSSSSS!!!

  5. Berti Wooster
    07/04/2011 en 10:44 PM

    ¿Y si nos lo tomamos como una simple broma pesada?

    Pensándolo bién creo que les vas a dar bastante guerra. Ya se la estás dando, de hecho…

    Un pasito para atrás para tomar impulso y…..

    Ýa estoy más animado.

    Buenas noches queridos.

  6. wooster
    09/04/2011 en 12:06 PM

    Madre mía, leyendo estas cosas a una le da miedo de dónde pueda acabar trabajando. Nunca me he encontrado con estas situaciones, pero sí conozco a alguien que sí. Mi solidaridad y ánimos a todo el que lo pasa mal en su centro de trabajo.
    Por cierto Berti Wooster, creo que tú y yo hemos visto la misma serie, jeje. (Indeed Sir)

  7. Ana
    09/04/2011 en 7:29 PM

    Veo que, desgraciadamente, el universo de la enseñanza pública no desentona nada con el de la concertada: al final solo se trata de empresas cada vez más privadas donde lo que menos importa son los alumnos y la enseñanza, y donde los equipos directivos y sus adjuntas alimañas no sienten ningún remordimiento a la hora de pisotear a los que se atreven a seguir siendo libres y libremente expresan sus modestas opiniones.

    ¿Cómo seguir tratando de impartir valores a nuestros pupilos cuando has dejado de creer en el sistema? ¿Cómo hacerlo cuando los que tendrían que dar mayor ejemplo no tienen ninguno? ¿Qué hacer con estas “Instituciones Libres de enseñanza” donde impera el fascismo más desmedido? ¿Hacia donde nos dirigimos? Sinceramente, creo que el negro sería un color demasiado claro para ilustrar el futuro que nos espera.

    Pero, al menos, todavía quedan algunas “rara avis” que no dudan en plantar cara y hacen escuchar sus voces, aunque solo sea para no volverse mudos y coopartícipes de las injusticias, porque como yo decía cuando era niña: ¿si no querían que hablara para que me enseñaron? Por eso, compañero, te felicito y deseo que tu Equipo manipulador pierda toda su credibilidad y se encuentre cada vez más aislado y vituperado.

    ¡Mucha suerte!

    • Jesús
      11/04/2011 en 6:07 PM

      Ana, sigamos aireando los trapos sucios. Que se sepan las cosas.

      Mucha suerte para ti también en tu batalla.

  8. Marat-Sade
    11/04/2011 en 12:57 AM

    ¿Noche de San Juan del 2009?… ¡ya ha llovido desde entonces! ¿por qué tardar tanto para sacar la cartita del cajón? ¿No hay nada nuevo que contar como aggiornamento? Es dable suponer que la vida continua igual por aquellos pagos motrileños…
    En fin, mi comentario va por otros derroteros, y es que casi todos los secretarios que he encontrado eran buenos profesionales y mejores compañeros (digo “casi”). De un IES de la provincia de Cádiz tuve noticia que la ex-secretaria pasaba sus facturas del teléfono, etc. particulares por la cuenta del IES, así por el morro y nadie la denunció, pese a que se llevaba a matar con el nuevo equipo directivo.
    Allí mismo, dos profesores cometieron un desfalco con unas excursiones, unos 1.700E a repartirse entre los dos…
    Y la directiva volvió a taparlo todo.
    Sí, ríanse de destruir documentos o faltar al procedimiento administrativo… y a los más honrados, van y los cesan.
    Quo usque tandem, Catilina, abutere patientia nostra? Pero en el mundo al revés, no sé si me copian.

  9. Jesús
    11/04/2011 en 6:17 PM

    Marat-Sade, si sale ahora el asunto es porque la cartita fue el detonante de un expediente disciplianario que se ha “fallado” hace pocos días y que en breve también compartiré si el profesor cabreado lo estima oportuno.
    El aggiornamiento se hará a su debido tiempo, porque hay mucho que contar y publicar. Y además la historia todavía no ha terminado…la carrera de fondo continua…

    Entre lineas parece que conoces el instituto en cuestión…¿me equivoco?

    • Marat-Sade
      14/04/2011 en 10:47 PM

      Jesús, muchas gracias por tu aclaración, que me faltaban datos para entender el asunto.
      Pero sí te equivocas. Es vox populi y “bloggoli” que ese instituto está en Motril, pero nada más digo, no parece normal parecer que se sabe y a la vez pedir aclaraciones y más info. Es de otro bien lejitos del que sí hablo, como pongo debajo.
      Seguiremos informando…nos.

  10. Ptersychore
    12/04/2011 en 10:37 PM

    Es terrible decir la verdad y pagar por ello precios tan altos como la traición, la venganza y la cobardía de unos pocos que se creen con derecho a traicionar, vengarse y actuar escondiendo la mano. Todo mi apoyo a los seres que, como tú, se atreven a pesar de los otros a hablar claro, a ser justos y a enfrentarse a todo en pos de ese buenhacer que se difumina entre tanta gente que calla.
    Palante

  11. Cerúleo
    15/04/2011 en 10:21 AM

    , cando llegas a la concertada llegas avisado y con las vacunas puestas. Cuando aterrizas en la pública supones -porque así lo has estudiado y entiendes- que llegas a un ámbito público democrático en calidad de funcionario.
    No es lo mismo. La sorpresa y, más tarde, la perplejidad CONTINUADA hasta el infinito, te llevan a rematar concluyendo que ESO ESTÁ SOPORTADO (¿PROTEGIDO?)POR LA CORDADA DE AUTORIDADES.
    La solución, obviamente, sólo puede ser política o…militar.

  12. Marat-Sade
    15/04/2011 en 5:45 PM

    Los que hemos trabajado en la privada (y en lo privado) sabemos cómo te aprietan. Aunque al menos se supone que se defienden los intereses (económicos) de la empresa.
    Pero en lo público cobras lo mismo des clase bien o mal, apruebes o suspendas a los alumnos, ni tu jefe te ha contratado tras ver tu currículum y hacer una ronda de entrevistas.
    ¿Entonces?
    Lo que hay es ruines egoísmos, cabronazos, gente quemada, comodidad y apoltronamiento, intereses económicos, intereses políticos…
    Y de la educación ¿qué?

  13. Berti Wooster
    18/04/2011 en 6:19 PM

    Sí Cerúleo , me temo que dada la corrupción de la educación pública a la que hemos llegado la solución sólo puede ser político , militar , jerárquica, desde arriba y radical. me temo que la actual “democracia ” no nos vale si realmente se quiere detener el paulatino deterioro educativo de generaciones enteras.

  14. Pidal
    24/04/2011 en 6:59 PM

    Repugnante el panorama. Y yo me estoy planteando enviarle al profesor cabreado un caso que ni al surrealista más retorcido se le hubiera ocurrido.

    • El profesor cabreado
      26/04/2011 en 10:41 PM

      Pidal, no se corte y no se quede con las ganas.

      Si una virtud tienen las nuevas tecnologías, en este caso la red de redes, es la capacidad de publicar desde la libertad de expresión. Otra, el efecto de difusión y multiplicador de cualquier cuestión, asunto, noticia, foto, video…Y eso no lo puede controlar el gran hermano, en nuestro caso, la CEJA. Antes las cosas no salían de los centros, se quedaban en los claustros y como mucho llegaban a otros por efecto de la rumorología. Hoy tenemos un arma poderosa. Potencialmente, lo que publicamos puede llegar a todo el mundo…al menos a todo el mundo educativo, incluída la CEJA, Equipos Directivos, Compañeros Rastreros…y eso les JODE

      Pidal, la bandeja cabreada le espera…

  1. 11/04/2011 en 8:22 PM

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: